Historia

Apuntes de la historia

del grupo tepehua oriental

Para los tepehuas orientales, la historia del siglo XX es objeto privilegiado de reflexión sobre las relaciones intercomunitarias e interétnicas. En primer lugar los conflictos por la tierra y el control político local, en menor medida la disputa entre la Iglesia Católica Apostólica Romana y la Iglesia Católica Apostólica Mexicana (ortodoxa), constituyen los ejes que pautan la memoria que los tepehuas guardan del pasado y las relaciones sociales que sostienen parientes, comunidades y grupos étnicos. El proceso de fisión comunitaria, por el que un contingente de vecinos se separa de la comunidad para fundar una nueva, se ha repetido cinco veces en el curso de un siglo. San Pedro Tziltzacuapan, la comunidad “madre”, ha “parido” cinco “hijos”: San José el Salto, Pisaflores, Tepetate, Naranjos y Chintón. Cada uno de esos que podemos llamar metafóricamente alumbramientos, responde a un momento histórico distinto, con enemigos y aliados que variaron en igual medida y que otorgaron a cada una de las comunidades su perfil político y demográfico propio de nuestros días.

En San Pedro Tziltzacuapan, el conflicto entre caciques mestizos del barrio Centro y los campesinos tepehuas de los barrios restantes, es el motivo reiterado por el que tantos tepehuas de origen pedreño abandonaron el lugar donde nacieron. El conflicto histórico entre la gente “de razón” (mestizos) y la gente de costumbre (indios), define todavía en nuestros días las relaciones sociales al interior de San Pedro, tal como se expresa en el ciclo ritual que marca la exclusión de los mestizos en los asuntos indígenas. Los potreros y cañaverales que avanzaron a costa del “monte” y la milpa, fueron el escenario en que la comunidad madre, Tziltzacuapan de Barranco, se debatió entre ser cabecera municipal y someterse a la jurisdicción de Ixhuatlán de Madero; esos motivos agrarios definen también las subsiguientes tomas de tierras y las solicitudes de dotación ejidal que marcan tanto lo más violento del conflicto entre campesinos, ganaderos y el ejército, como las victorias traducidas en dotaciones ejidales que acompañaron la fundación de las comunidades tepehuas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s